RECONECTA TU NATURALEZA

¿Cuánto te alejaste de tu fuente y ciclos naturales?

“La meta de la vida es hacer que el latido de tu corazón sintonice con el latido del universo, que tú naturaleza este en concordancia con la Naturaleza”. Joseph Campbell
Tu última vez¿Cuándo fue la última vez que anduviste descalzo y sentiste ese olor a tierra mojada? ¿Hace cuánto tiempo no te metes al mar y disfrutas jugando ser parte del océano? ¿Cuándo fue la última vez que compartiste una fogata y te perdiste hipnotizado mirando el fuego?¿Cuántas noches te escapas para ver la luna o te detienes a ver las estrellas?.¿Cuánto te abres y entregas a que los rayos del sol te iluminen y te den calor?.

Recordar, volver al origenCuando nos desconectamos de la naturaleza, olvidamos quiénes somos. Nuestro cuerpo tiene 2/3 partes de agua. Necesitamos aire para vivir y que esta llegue a cada una de nuestras células. Nuestro cuerpo físico está formado por componentes químicos que se encuentran en la tierra y se produce un fenómeno permanente de combustión, como el del fuego, para la asimilación de los alimentos.Desde mi propuesta proveniente del Coaching Espiritual y Corporal, la invitación es que te abras a comprender que un camino para recuperar tu esencia es vivir desde el corazón, de la fuerza del amor, y recordar el origen, tus raíces como Ser humano. Para empezar, te invito a explorar sobre el origen de esta palabra, -recordar-, del latín re-cordis, que significa, volver a pasar por el corazón. Recordar la esencia de la naturaleza, percibiéndola y apreciándola, es un acto de revelación por ser la fuente que te creo. La pregunta es: ¿Cuán conectado estás con la naturaleza? ¿Cuánta importancia le das a este vínculo? ¿Y para qué te sirve este recordar en tu vivir?.

La naturaleza te enseña¿Y si en este momento, empezarías a inspirarte de la naturaleza para tu transformación interna? ¿En qué podría ayudarte esto a tus desafíos cotidianos? El mundo que nos rodea está continuamente transmitiéndonos información. Esta información puede ser interpretada intelectualmente pero también desde otros canales. Los seres humanos hemos ido perdiendo esta capacidad de recibir la información que nos envía la sabia naturaleza. Empezar a contemplar la naturaleza, primero afuera, con sus movimientos, ciclos, ritmos, para luego recordar, que vos adentro, también estas formado por esa misma maravillosa inteligencia. Sos naturaleza. Cada una de las células que forman parte de tu cuerpo tienen memoria y se acuerdan, porque están vivas y en movimiento, funcionan igual que todo lo vivo que está afuera. Activar este puente de conciencia, a través de la memoria, te permite recuperar tu esencia. Ahí dentro, está la información, sólo que lo hemos olvidado y nos hemos desconectado. Vivimos distraídos o sobre-estimulados por el entorno que nos propone la vida de ciudad, atrapados por el ritmo acelerado que nos van marcando socialmente, ocupados en todo lo que tenemos que cumplir desde el “deber ser”, vinculándonos en relaciones livianas que nos mantienen entretenidos, sin profundizar mucho para no sufrir. Ciegos por muchas horas frente a pantallas, embobados con las redes sociales y sumergidos dentro de muchas series para no pensar. Pero cuando nos detenemos y observamos, o cuando algo nos impacta y sensibiliza fuerte, sacudiéndonos, nos damos cuenta que el camino no va por esos espacios, y aparece la necesidad de habitar otro lugar.

“El cuerpo, los órganos, las emociones, la mente, el mundo, el otro: están todos conectados, todo se relaciona”. Leandro Taub
Como es adentro, es afueraEl Principio de Correspondencia, una de las siete “Leyes del Universo” manifestadas en el Kybalión, sostiene que somos un reflejo del ambiente, es decir, que nuestra naturaleza como seres humanos es el reflejo de la naturaleza del Cosmos. “Como es afuera, es adentro”. Es decir, estudiando la energía del Universo descubrimos la energía del Ser Humano. Y viceversa. Einstein decía “La vida tiene su sentido en la perfección interna y en la confirmación externa”. Como está siendo nuestra vida afuera, refleja cómo está siendo nuestro interior. La naturaleza de cada humano es un recorrido hacia el interior del Ser, un viaje de exploración, quizás largo, a veces doloroso, pero necesario para saber quiénes somos y poder disfrutar nuestra vida conectados con nuestro propósito. A medida que vamos profundizando, descubriremos nuestra naturaleza sagrada y empezaremos a sentir respeto hacia nosotros mismos, los demás y lo que nos rodea.

La decisión de querer transformarSomos una parte de la Energía creadora, venimos y volvemos al punto de partida. Nos podemos perder, nos volvemos a encontrar, pero siempre comprendiendo que, como energía, nada se destruye, sino que todo se va transformando. Una vez tomada la decisión de querer cambiar, todos nuestros cuerpos (físico, emocional, mental, espiritual) se preparan para abrirse a este momento mágico que sucede que es la transformación. Obviamente aparecen dudas, falta de confianza, miedos que paralizan, resistencias y celebraciones, avances y retrocesos, momentos de iluminación y felicidad plena, como también de frustración y angustia, pero cuando el deseo de cambiar es mayor, aparece una fuerza inagotable, para arrasar con todos esos ataques y dolores. La pregunta es: ¿De qué fuente te inspiras vos? ¿A qué fuerza recurrís? ¿Cómo y desde dónde te transformas?.

Todo es movimientoTodo en el universo, todo lo que vemos, creemos, e imaginamos, es movimiento. Las galaxias se remontan en movimiento, los átomos se arremolinan en movimiento. Cuando nos resistimos a los cambios, o nos movemos en distinto ritmo que el natural, pensando que debe ser opuesto al que nos toca estar danzando o merecemos otra música, criticamos el proceso desafiante que nos da el momento presente y perdemos. Si nos colocamos en este lugar, observa, que siempre, terminamos perdiendo. Perdemos porque resistimos tercamente al desafío del vivir, olvidándonos de lo más importante que tenemos en cada instante, el aprender.Todo es movimiento. La luz es movimiento. Pensamiento es movimiento. Átomos son movimiento. Vida es movimiento. Amor es movimiento. Dios es movimiento. Y nosotros somos seres que justamente para mantenernos saludables nos tenemos que mantener en movimiento. Aun en un nivel molecular, nos estamos movimiento todo el tiempo, aun cuando creamos que estamos en quietud. Qué tal si volviendo una vez más al origen y al corazón, puedes empezar a moverte con el ritmo que te está desafiando este vivir y entrenándote en la flexibilidad y la adaptabilidad.
Tu cuerpo, tu motor para el cambio
“No hay forma más rápida y bella de detener la locura de la mente, que poner el cuerpo en movimiento”. Daniel Taroppio
Alguna vez te preguntaste ..¿hasta dónde y cuán lejos te llevaron tus pies?¿Si tu piel se acuerda de todas las caricias que recibió y de las que dio? ¿Si tus músculos tienen registro de la fuerza como motor que son para cada movimiento que emprendes? ¿Cuánto trabajo tienen que hacer tus huesos, durante todo el día, toda una vida, siendo tu perfecta estructura y sostén? ¿Cómo funciona la máquina de tu corazón latiendo sin descanso y bombeando sangre a todos tus órganos con la fábrica encendida los 365 días del año? Podemos contemplar que somos energía manifestada, seamos seres humanos, como lo mismo los animales, las plantas, los minerales, los mares, todos tenemos una forma concreta para poder vivir y transitar en el planeta. Hoy, a vos como a mí nos tocó la forma humana, a través de un cuerpo. Nuestro hogar, nuestro templo, nuestro espacio, el cuerpo.Esta propuesta de conciencia, la de volver a la naturaleza despertando tu cuerpo y espiritualidad, es una experiencia que involucra qué cada persona llegue a su profunda esencia, involucrando todo su Ser. Atravesando un camino de transformación, integrando el cuerpo con emociones, lenguaje y espiritualidad, abriendo la posibilidad de diseñar un accionar con total disponibilidad y libertad, siempre inspirándose en lo que la naturaleza ya nos viene mostrando. Siempre soñé y lo sigo alimentando, con acompañar a multitudes a unirse en el acto sagrado de mover el cuerpo integrado, habitándose desde su esencia en el momento presente. Que encuentren su fuente inagotable que los haga brillar, donde sea la reconexión con la naturaleza el puente para que esto sucede.
Los 5 elementos ya están dentro tuyo¿Si recuerdas al fuego cada vez que necesitas alimentar tu pasión para emprender, para amar, para accionar y resolver?. ¿Si recuerdas a la tierra cada vez que necesitas estructura, tranquilidad, silencio, quietud, sostén, fertilidad? ¿Si te acuerdas de la existencia del aire cada vez que: inhalas nuevo oxígeno, que necesitas despedirte y soltar eso pesado con lo que cargas, cuando buscas liviandad, jugar, flexibilidad y cambiar de dirección? ¿Si te acuerdas que existe el agua, cada vez que necesitas renovarte y purificarte, limpiarte y fluir con un otro como cuando estabas dentro de la panza de tu mama? ¿Si te acuerdas del éter, cada vez que creas que estas solo y necesites sentirte parte de este gran mundo que formamos entre todos?.

Reconectá tu naturaleza.

Volvé a vos. Volvé a tu esencia.

Vivi desde tu presencia.

________©Derechos reservados de autor. Coachontocorporal:MarilinaMordeglia©_____

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Abrir chat
Hola! ¿Tenés alguna duda? Escribime...